15 Maneras de retratar un primavera diferente

flor-amarilla

Cuando después de un largo y oscuro invierno del que parece que nunca vas a salir, empiezas poco a poco a vislumbrar unos minutos más de luz al día, una pequeña flor pionera que se abre en las aún frías mañanas, cuando los alérgicos preparan sus cajas de pañuelos y sus antihistamínicos para combatir el polen, cuando a media mañana de repente descubres que te mueres de calor, que no puedes vivir sin tus gafas de sol, que tomarte el almuerzo en una terraza es lo que más te apetece en este mundo… Es que huele a primavera. Sin darnos cuenta, ya la tenemos aquí, respiras aliviado ante una de las estaciones más agradables (aunque para gustos, ya se sabe) y fotogénicamente más completas del año.

flor-morada

La primavera nos depara imágenes fabulosas

1. El cielo como protagonista

Las posibilidades que nos ofrece el cielo especialmente en primavera son muchas, por lo que muchas veces podrás hacerlo protagonista único de tus imágenes por la belleza y espectacularidad del mismo. Se te presentarán múltiples escenarios:

  • Cielos despejados de un azul intenso
  • Cielos de un azul intenso decorados con frondosas nubes de formas espectaculares y de un blanco radiante
  • Cielos de tormenta, de oscuras nubes amenazadoras y de luces imposibles sobre el paisaje. (Ojo con las tormentas y los paisajes por el bosque)
  • Cielos encapotados o nubosos que tiñen las imágenes de un tono grisáceo-azulado a menudo muy interesante, ya que puedes usarlo por ejemplo para contrastar colores vivos con la monotonía cromática del cielo gris.

Recuerda leyes como las del horizonte a la hora de planificar tus composiciones con el cielo como protagonista; Si quieres que éste realmente lo sea, deberás otorgarle aproximadamente 2/3 del encuadre al cielo y 1/3 al suelo.

La regla de los tercios también puede ayudarte a colocar los elementos de forma que estos adquieran más interés y protagonismo.

2. La lluvia como protagonista

Nos guste o no, la lluvia es una constante en primavera, por lo que la mayoría de veces no tenemos más remedio que unirnos al “enemigo” y sacarle provecho al mal tiempo, ya que de lo contrario, perderíamos numerosas ocasiones de obtener buenas imágenes. Aquí te dejo unas cuantas ideas que puedes poner en práctica en días de lluvia.

  • A través de la ventana: No hace falta ni que salgas de casa, sólo hay que estar atento a las maravillosas escenas que unas gotas de lluvia deslizándose por la ventana puede depararnos.
  • Los reflejos en el pavimento: Luces, sobras, edificios, elementos naturales o artificiales, todo cabe en un reflejo.
  • Gotas en la naturaleza
  • El contraste del gris de la escena y los colores chillones de un paraguas o unas botas de agua.

 

lluvia-paraguas

El agua de lluvia es una constante en primavera

 3. Juega a desenfocar

Si siempre quisiste pintar cuadros impresionistas, puedes empezar a hacerlo en primavera. Sólo necesitas colores sugerentes, un diafragma bien abierto y luz. No todo es enfoque o nitidez. Deja volar tu imaginación.

4. Paisajes irreales

Los fotógrafos de paisajes acaban en muchas ocasiones obsesionados con la fotografía perfecta, con la mejor profundidad de campo, la mayor nitidez, el mejor encuadre… En ocasiones consiguen verdaderas maravillas, pero en ocasiones, tanta perfección parece que nos lleva a ver todas las imágenes, aunque perfectamente realizadas, parecidas.

Busca en la luz, en los diferentes encuadres, en diferentes condiciones climatológicas y horas del día.

  • La niebla: La forma en la que difumina la luz, suaviza los colores y nos transporta a un mundo de misterio, es única para transmitir irrealidad en una imagen.

 

En tu mano está hacer que queramos descubrir en tus imágenes pequeños seres perdidos entre esas luces sugerentes que se cuelan en medio de los troncos de un bosque mágico.

bosque-niebla

Niebla y misterio

5. Fotografía infrarroja 

Puesto que a este tipo de fotografía le funciona muy bien el contraste de un cielo azul con una frondosa vegetación verde, es probable que en primavera encuentres grandes escenarios para practicar este tipo de imagen.

Para ello necesitarás un trípode, una cámara réflex que te permita enfocar y trabajar en manual, un disparador remoto, y un filtro infrarrojo.

arbol-filtro-infrarrojo

Imagen tomada a través de un filtro infrarrojo

6. Fotografía macro

Espero que te hayas pasado el invierno practicando entre las cálidas paredes de tu casa, porque ahora ha llegado el momento de demostrar lo que vales allí fuera. Si te gusta la macro fotografía, la primavera es la estación del año que te lo pone más fácil y te lo hace más agradable. Ni debes desentumecer tus dedos congelados al final del día, ni hacer frente a insolaciones agudas. En primavera encontrarás una potencial fotografía macro en cada esquina: flores, animalillos en actividad frenética, gotas de agua… Todos los grandes protagonistas de la fotografía macro a un palmo de tu objetivo.

flor-amarilla-gota-agua

Practica algo de fotografía macro, la primavera no te decepcionará

7. Juega con luces “prohibidas” 

¿Eres de los o las que temen a los flares y siempre lleva consigo el parasol allá dónde va, llueva, nieve o haga un sol radiante? Bien hecho, aunque por una vez, prueba a olvidarte de él y juega con los efectos que una luz primaveral que se cuela por tu objetivo, puede aportarte en tus imágenes primaverales. Muchas veces la calidez de estos flares, pueden provocar que tu “imperfecta” imagen se convierta en algo mucho más interesante que aquellas que rozan la perfección. Recuerda que una imagen no sólo habla de técnica, sino que también debería hacerlo de sentimiento.

8. Deshielo y nacimiento

O la primavera y aquellos símbolos que la acompañan:

  • La nieve empezando a derretirse en forma de lentas pero implacables gotas de agua.
  • Un brote verde que asoma tímidamente entre unas hojas secas caídas en invierno.
  • Un nacimiento, un adulto alimentando a sus crías, unos polluelos persiguiendo a su madre por un río… Todo lo que te recuerde que en primavera todo nace o revive.

9. Retratos

En primavera parece que todo lo tienes de cara para conseguir increíbles retratos.

  • La intensidad o dureza de la luz te aporta colores y tonos más vivos que en invierno, pero no tan intensos como en verano, donde controlar la luz es todo un reto
  • Amanece más tarde, por lo que para aprovechar las mejores horas de luz no tienes que levantarte a horas tan intempestivas (ni tú ni tu modelo)
  • Los fondos son un regalo de la naturaleza que ningún estudio conseguirá igualar.
  • Apetece más salir a pasear que en invierno y la temperatura te permite estar más tiempo en el exterior de forma agradable, por lo que puedes hacer tus sesiones más largas e inspiradoras.

 

hombre-ojas

Aprovecha para hacer retratos originales

 10. Time lapse

¿Qué te parecería poseer en forma de imágenes algo tan fascinante como el nacimiento de una flor? Quizá no te sea sencillo realizar este tipo de imágenes en el exterior (colocar la cámara exactamente en el mismo lugar, con la misma luz, etcétera) pero puedes hacerlo en cualquier rincón de tu casa. Sólo necesitas una planta con alguna florecilla a punto de nacer, un trípode, entusiasmo y paciencia.

11. Doble exposición

No me cansaré de proponer la doble exposición por, como mínimo, tres motivos:

  1. Es muy fácil de utilizar
  2. Los resultados son asombrosos
  3. Dispara la imaginación y la inspiración

Y uno extra para la primavera: Los fondos que puedes utilizar como “segunda” imagen o “imagen de fondo” son infinitos y muy sugerentes para combinar con tu “primera” imagen.

hombre-bosque

Doble exposición con un toque primaveral

12. Movimiento

Olvídate de imágenes estáticas, busca el movimiento del agua, su efecto sedoso o el vaivén de unas flores mecidas por el viento. El movimiento puede fotografiarse, igual que el viento o la luz.

  • Practica con la larga exposición
  • Zooming en plena naturaleza. ¿Por qué no? Puedes conseguir efectos muy sugerentes sin necesidad de centrarlo en una figura humana.

13. Monta tus propias composiciones primaverales.

Una forma de que nada te detenga es aprovechar todo aquello que te rodea. La primavera está en todo, incluso en lo que comemos o en lo que vemos a través de la ventana.

Una tela de picnic, una cesta de mimbre, unas cuantas frutas de temporada, una buena luz y practicar con la composición puede ser una forma tan buena como cualquier otra de expresar la primavera ( o un bonito jarrón lleno de flores, o una abeja zumbando en las flores de tu terraza).

14. A la caza de colores impresionantes

Hay pocas oportunidades al año en la que la naturaleza regale tanto color a nuestros -ya aburridos del gris invierno- ojos.

Recuerda buscar colores complementarios que te ayuden a contrastarlos entre ellos dándoles mas fuerza. Una margarita contra un cielo azul, o una mariquita encima de una hoja verde

 

colores

Fíjate en los colores que te rodean

15. Un bokeh original

La grandeza de aprender técnicas nuevas es que estas puedes aplicarlas en los entornos más diversos. ¿Has pensado en hacer un bokeh de gotas de lluvia? ¿O de gotas de rocío a la luz anaranjada o rosada de un atardecer?

Si quieres imágenes diferentes, muchas veces tienes que partir precisamente de aquello que es inusual, que está fuera de lugar. Un punto de vista atrevido, un encuadre rompedor, una imagen fuera de foco, unas siluetas sugerentes a lo lejos. La clave está, como siempre, en la práctica, que es la única forma de encontrarte a ti mismo como fotógrafo, de saber el momento en el que romper una regla, seguirla, atreverte, o ceñirte a lo establecido.

En primavera tendrás millones de oportunidades para practicar este arte y aplicar todas las técnicas que a buen seguro, si sigues este blog, has aprendido ya. Así que prepárate para una de las más maravillosas épocas del año, desentumece los músculos, ponte en modo “deshielo on” y sal a pasear cámara en mano, porque las oportunidades que te esperan son infinitas.

Y ya sabes, si te ha gustado, te ha parecido útil, y crees que alguien más puede estar interesado en leerlo, por favor, compártelo en Google+, Facebook y/o Twitter. Muchas gracias

 

Tomado de www.blogdelfotografo.com