5 claves para la “química” con el fotógrafo de tus 15 años

 

 

Será tu primera vez frente a las cámaras de modo casi profesional. Y no quieres pasar ese momento desprotegida. Te ayudamos a escoger a la persona ideal para tomar tus instantáneas.

Estás en Cuba o cualquier sitio del mundo y cumples quince años. Además de los cambios físicos y estéticos que ese momento trae consigo, por supuesto que no quieres dejar de tener tu sesión de fotos especiales. Nunca más volverás a cumplir 15; ya te lo han dicho muchas veces, pero la tensión por escoger nadie la ayuda a superar y como el fotógrafo es ese compinche que deberás tener cerca para sentirte cómoda, hoy te regalamos algunos secretillos para que acorten distancia y todo salga a pedir de boca.

  1. Escoge sin presiones. Estudia la obra de cualquier fotógrafo que te interese y no llegues a él sin tener una idea bien hecha de su trabajo. Debate sobre aquello a lo que no te expondrás y precisa los detalles en cuanto a ofertas, precios y estilos.
  2. Háblenlo todo. Desde la primera cita tengan todas las ideas claras de lo que quieren hacer en la sesión de fotos. No temas discutir en cuanto a lugar, cantidad de fotos, tipo de maquillaje o temas de vestuario y paisajes. Eres la dueña de tus quince años. Y él solo querrá ayudarte. Una buena comunicación es el secreto para el éxito.
  3. El tiempo es oro. No por gusto esta frase es famosa. Todo cuanto precises con suficiente adelanto estará más cerca de salir bien en caso de inconvenientes. Recuerda que los mejores fotógrafos y los sitios más especiales siempre tienen agendas complicadas. Piensa y escoge con antelación al mundo.
  4. Amor a primera vista. Si desde la primera cita no te sientes cómoda con esa persona que marcará tu vida, desecha la opción. Puede ser un profesional apto y un artista brillante, pero si sus caracteres no son compatibles o entiendes que no es una persona carismática, nada funcionará, o todo será más difícil.
  5. Escucha a la experiencia. Sin dejar de ser tú misma, sé capaz de aceptar sugerencias y consejos de la voz especializada. No violentes ninguno de tus conceptos, pero no quieras imponer tus verdades sin antes atender al profesional que escogiste. No te niegues al diálogo.