¿Quién tiene el derecho de autor sobre tus fotos de boda?

2x1-wedding-16

Las fotos de boda son sumamente importantes para las parejas. Ellas son el testimonio de una unión verdadera guiada por el amor. Pero como es lógico, los modelos de dichas fotografías desean tener un recuerdo hermoso, por eso es importante que las imágenes resultantes sean perfectas. Para nadie es un secreto que con la tecnología digital, los fotógrafos pueden tomar numerosas fotos de las que luego editan unas pocas, en función del paquete elegido por los clientes. Respecto a este proceder existen muchas interrogantes ¿los novios tienen derecho a elegir las fotografías que más les gusten o esto es una decisión del fotógrafo? ¿Pueden los clientes obtener de manera digital todas las fotos tomadas por el fotógrafo o solo deben conformarse con las que corresponden a la oferta elegida? ¿Quién debe tener el derecho de autor sobre las fotos de boda, el fotógrafo o los clientes?

Realmente este es un asunto bastante complicado y depende de la actitud que adopte cada fotógrafo con su trabajo. Por una parte, el cliente paga por una opción en la que se le ofrecen un grupo de fotografías impresas y digitales, pero ¿por qué no puede obtener todas las fotos que tomó el fotógrafo de manera digital, si al fin y al cabo son fotos suyas y nadie más que él tiene el derecho sobre su imagen?

Por otro lado, el fotógrafo como autor también tiene derecho a proteger su obra. En el amplio espectro de fotografías que toma puede que algunas no le satisfagan y no desee mostrarlas, pues resulta lógico que siempre aspire a mostrar lo mejor; o tal vez no quiera exponer su trabajo a copias desmejoradas que vayan en detrimento de su labor.

Actualmente, hay fotógrafos que no tienen problemas con que los clientes se queden con todas las imágenes ni que escojan las que más les gusten; sin embargo, también existen otros que se rigen por el número y condiciones de la oferta seleccionada. La duda sobre quién tiene el derecho de autor sobre las fotos de boda inevitablemente continúa. Lo que si ha de quedar claro, independientemente del punto de vista de cada quien, es que antes de iniciar la sesión de fotos el fotógrafo y los clientes deben conversar y establecer los puntos del contrato, si ambos están de acuerdo, entonces el proceso de trabajo será satisfactorio.