El arte de devolver el color a fotografías en blanco y negro - Izuky Photography : quinceañeras y bodas en la habana, cuba. Fotógrafo Izuky Pérez

El arte de devolver el color a fotografías en blanco y negro

Las técnicas que utilizamos hoy para colorear fotografías en blanco y negro son radicalmente distintas a las que se empleaban en el siglo XIX y durante la primera mitad del XX, es evidente. Posiblemente quedan personas que siguen coloreando de forma artesanal, con aceites, pigmentos y tintes; pero la mayor parte utiliza un ordenador. De hecho, para hacer nuestros primeros pinitos en el mundo del coloreado fotográfico solo necesitamos un ordenador y una aplicación de retoque fotográfico, como Adobe Photoshop, Paint.NET o Gimp, entre otras opciones. Y paciencia. Mucha paciencia.

Los profesionales suelen utilizar, además del ordenador y el software, una tableta digitalizadora con la que es posible actuar de una forma mucho más cómoda sobre la imagen. En cualquier caso, hay un paso previo esencial que todos llevan a cabo antes de empezar a colorear: la preparación y restauración de la imagen original. Habitualmente las fotografías coloreadas con técnicas digitales modernas son instantáneas antiguas disponibles en película o papel, por lo que lo primero que es necesario hacer no es otra cosa que digitalizarlas con un escáner de alta resolución.

Una vez que están disponibles en formato digital lo ideal es restaurarlas meticulosamente para eliminar arañazos, manchas o cualquier otra imperfección que pueda afearlas. Y aún queda otro paso importante antes de iniciar el coloreado: el proceso de documentación e investigación. Si nos hemos propuesto dar color a una fotografía histórica es muy probable que en ella aparezcan objetos y ropas cuyo tono original nos resulte totalmente desconocido. Sin las referencias apropiadas es imposible hacer un trabajo fidedigno.

Por esta razón, si queremos realizar un coloreado verosímil que enriquezca la fotografía, es imprescindible indagar para conocer el contexto histórico en el que fue tomada. Por supuesto, suele ponernos las cosas mucho más fáciles acceder a otras imágenes en color tomadas en la misma época, aunque hayan sido coloreadas a posteriori, pero en este caso es importante tener la certeza de que el responsable del color es un profesional que se ha documentado antes de llevar el teñido a cabo.

Tomado de www.xatacafoto.com