Fotografías clásicas vs fotografías innovadoras - Izuky Photography : quinceañeras y bodas en la habana, cuba. Fotógrafo Izuky Pérez

Fotografías clásicas vs fotografías innovadoras

2

La tradición de tomar fotografías en las bodas y otros eventos sociales es muy antigua. Con el desarrollo de la fotografía en Cuba, las personas de mayor poder económico comenzaron a inmortalizar sus imágenes mediante la fotografía, primero en los estudios fotográficos, luego, con el paso del tiempo y las transformaciones que hicieron más manuables las cámaras fotográficas, en los espacios destinados a realizar los eventos.

Cuando pensamos en las fotografías de bodas enseguida nos vienen a la mente las imágenes de los novios colocándose los anillos, el beso, haciendo los votos matrimoniales, frente a un espejo, picando el cake, brindando con las manos entrecruzadas. Estas y otras imágenes encontraremos seguramente si volvemos a mirar el álbum de bodas de nuestros padres. En realidad son fotografías de bodas con poses que se han tornado habituales debido a la necesidad del fotógrafo de bodas de documentar cada momento de la celebración. De seguro que si están bien tomadas y las miramos detenidamente hasta nos resultan hermosas, pero no es menos cierto que el tiempo ha pasado, la tecnología y el pensamiento han evolucionado, por lo que hoy esperamos de un fotógrafo de bodas algo más que la imagen de los novios con los padres detrás del cake.

Hace algún tiempo ha cobrado auge la fotografía de bodas documental. El fotógrafo ya no pide a los novios e invitados que posen frente a la cámara, sino que intenta pasar desapercibido para tomar de forma natural todos los detalles del momento a la manera de un reportaje periodístico. Con el desarrollo de la fotografía digital al fotógrafo de bodas le es muy fácil tomar una gran cantidad de fotografías que le permitan no solo documentar los momentos claves, sino también los menos trascendentales y hasta los momentos graciosos que los novios agradecerán tener entre sus recuerdos.

En este punto es importante la naturalidad, tanto del fotógrafo como de los novios. Esta manera de hacer las fotografías de la boda es muy cómoda para los novios, pues les permite estar más relajados y se evitan dejar de atender a los invitados por tener que posar cada cinco minutos para la cámara.

En los últimos años no solo es usual en la fotografía de boda el empleo del fotorreportaje. Muchos fotógrafos, haciendo gala de toda su creatividad buscan conformar imágenes novedosas a partir de poses y encuadres inusuales o auxiliándose del photoshop.

De cualquier manera, dentro del amplio espectro de fotógrafos de bodas con que contamos siempre encontraremos los más diversos estilos, desde los que aun optan por las fotografías clásicas hasta los más desenfadados e innovadores. Entonces queda en manos de los novios elegir el tipo de fotografía que desean para recordar por siempre su gran día.