La fotografía conceptual y documental en la 12 Bienal de La Habana - Izuky Photography : quinceañeras y bodas en la habana, cuba. Fotógrafo Izuky Pérez

La fotografía conceptual y documental en la 12 Bienal de La Habana

fotografia-conceptual-cuba

Para el análisis y estudio de la fotografía como medio artístico es común que se empleen dos clasificaciones: fotografía documental y fotografía conceptual. La fotografía documental es aquella en la que el fotógrafo, cámara en mano, capta lo que ve, los sucesos y espacios que le rodean obteniendo como resultado una suerte de documento gráfico de su realidad. La fotografía conceptual, por su parte, es aquella en la que el fotógrafo compone o manipula cuidadosamente los escenarios para discursar sobre determinadas problemáticas.

En Cuba existen interesantes ejemplos en ambas clasificaciones. La fotografía cubana cuenta con una amplia tradición documentalística asociada inicialmente a las luchas revolucionarias, los líderes y los primeros años de la revolución, luego dicha tradición se continuaría cultivando a partir de grandes maestros que supieron reflejar la realidad con un matiz diferente a través de su lente. La fotografía conceptual en Cuba, puesta en vigor de manera más reciente que la documental, también ha contado con numerosos seguidores.

Cada vez son más los jóvenes fotógrafos que apuestas por la fotografía conceptual para emitir sus discursos. En la 12 Bienal de La Habana existe una importante presencia de este tipo de trabajos. Como parte de la muestra Zona Franca, colateral a la 12 Bienal de La Habana se presentan un grupo de exposiciones que ponen de manifiesto el auge que tiene en Cuba este tipo de fotografía.

En la exposición Réquiem, Adrián Fernández, a partir de las fotografías que toma a sellos postales cubanos del siglo XX, discursa sobre la identidad y la historia de la sociedad cubana. Las imágenes resultantes muestran las texturas propias del papel en el que fue impreso el sello dado el acercamiento que hace el artista a ellos con su lente. Adrián manipula luego las imágenes en función de mostrar solo un fragmento de ellas, pues le interesa que sean percibidas del modo en que nos llegan los recuerdos: difusos y fragmentados. “Cada obra es un intento por cuestionar la realidad a partir de la imagen que se ha construido de ella”.

Por su parte, Jorge Otero discursa sobre los conflictos de la identidad y los estereotipos. Crea imágenes en las que priman elementos alusivos al guajiro como el sombrero de yarey, el hombre a caballo y los asocia al warhero, al magnánime héroe de guerra. “Desde el imaginario del guajiro y lo rural articula una propuesta que hurga en la cotidianeidad del hombre común, desde la que se proyecta una realidad con matices belicistas, de solapadas luchas e incómodas treguas”. Otero discursa sobre el la característica del cubano de ser el héroe de sus luchas cotidianas.

En la exposición Las comunicaciones en tiempo de guerra René Peña, con su habitual estética de los altos contrastes de blanco y negro y la imagen del cuerpo desnudo, crea escenarios en los que discursa sobre la relación entre los individuos en la sociedad contemporánea. Con sus piezas se refiere a la manera en que el hombre vive solo y aislado a pesar de los auges tecnológicos y las nuevas dinámicas de comunicación en la contemporaneidad.

Adonis Flores en su muestra Pabellón A-12, además de algunas piezas escultóricas presenta un grupo de fotografías (algunas ya vistas con anterioridad) en las que continúa discursando sobre el mundo military los conflictos bélicos. Adonis emplea la mayor parte de las veces su imagen llevando atuendos militares. Así, desde este camuflaje asume diferentes posturas para cuestionar todo este universo.

Continúa…