La fotografía de moda en Cuba - Izuky Photography : quinceañeras y bodas en la habana, cuba. Fotógrafo Izuky Pérez

La fotografía de moda en Cuba

photography-arte-moda

Para nadie es un secreto que la fotografía de moda nunca ha estado en la preferencia de la mayor parte del circuito de críticos y teóricos del arte. Es frecuente que se emplee el apelativo de superficialidad y vacuidad para referirse a este género que, no es menos cierto, siempre ha estado más en consonancia con los caminos de la publicidad que con los propiamente artísticos. Sin embargo, los que así se expresan están dejando a un lado el hecho de que la moda forma parte de nuestra cultura visual y que la fotografía asociada a esta, si se trabaja con la creatividad necesaria puede llegar a ostentar elevados valores artísticos.

El hecho de no contar en Cuba con grandes industrias de la moda ni reconocidas empresas publicitarias ha llevado a que la fotografía de moda sea un tópico del cual no se hable en los medios con frecuencia; pero no por ello deja de tener representación en nuestro contexto cultural. Si analizamos la historia de la fotografía cubana podemos mencionar a muchas de nuestras grandes figuras del lente que se dedicaron en determinados periodos a hacer fotografía de moda, llegando incluso a hacer notables aportes en el género. Tal es el caso de Joaquín Blez, en la década del veinte, Rafael Pegudo en la década del cuarenta y Alberto Korda en los años cincuenta.

Korda fue uno de los principales y más notables fotógrafos de moda en Cuba. En su estudio del Vedado lograba captar fotografías de sus modelos que lucían totalmente diferentes a las imágenes publicitarias de la época. Korda no percibía a la mujer como mero objeto fotográfico. Su objetivo no estaba en captar la voluptuosidad del cuerpo femenino o la provocación carnal sino en potenciar otras aristas como nuevos atributos que dieran margen a la sensualidad. Así, y desde la total admiración hacia las féminas, potenciaba líneas, contornos, gestos tiernos y elegantes, movimientos sutiles que lo llevaron a establecer una nueva manera de acercarse al tema en la fotografía y la publicidad.

En la actualidad, son muchos los fotógrafos que de manera independiente o asociados a diseñadores trabajan dicho tópico. Sin embargo, la escases de espacios publicitarios para sus trabajos llevan a que tales obras no estén demasiado difundidas. En tal sentido, uno de los espacios fundamentales en Cuba para la difusión y análisis de la moda en su relación con el arte es el evento Arte y Moda, realizado en La Habana cada dos años. El mismo se caracteriza por la relación entre los artistas y diseñadores cubanos, o sea, a partir de una obra plástica, los diseñadores ejecutan trajes que constituyen una interpretación de la misma.

En sus inicios este evento no privilegió la fotografía. Es a partir de la cuarta edición donde comienza a ampliar su campo de acción e invitan a Alfredo Canatello para que tomara imágenes de los trajes y los modelos desde una óptica creativa. En la quinta edición junto a Canatello se suma Alex Castro. En el año 2012 las fotografías de Arte y Moda estuvieron a cargo de Alex Castro, el cual, en la exposición  precedente a la pasarela, supo demostrar el dominio del género al resaltar las características de cada traje y las concepciones estéticas de cada diseñador.

La fotografía se ha tornado imprescindible dentro de la concepción de dicho evento. En la séptima edición, desarrollada en el año 2014, se asignó un fotógrafo para cada diseñador. Al binomio de trabajo diseñador-artista, se sumaba la fotografía como una manera de ofrecer una interpretación otra sobre la obra y el diseño del traje en cuestión. La incursión de fotógrafos profesionales en el evento ha dado lugar no solo a una mayor riqueza y amplitud artística del mismo, sino también una mejor calidad en los catálogos y demás documentos que constituyen la memoria histórica del mismo.

De este modo podemos constatar que la fotografía de moda en Cuba no es una utopía. Contamos con una tradición histórica que validó el género por muchos años y en la actualidad, a pesar de las dificultades, son muchos los fotógrafos que apuestas por la fotografía de moda en su más elevado grado de sofisticación y buen gusto.