Los inicios de la fotografía en Cuba

inicio-fotografia-cuba-portada

 

A pesar de su aislamiento geográfico, Cuba ha tratado siempre de mantenerse en sintonía con los acontecimientos artísticos y tecnológicos acaecidos a nivel global. En 1940, a un año solamente de haber surgido en Francia la fotografía con el daguerrotipo, llega a Cuba este nuevo invento que revolucionaría la concepción de la creación visual en la isla. La llegada de la fotografía se debió a que en ese año, el hijo del capitán general de la isla solicitó que le enviaran desde París el nuevo equipo del que hablaba todo el mundo capaz de inmortalizar las imágenes cotidianas. Con el nuevo invento en sus manos, tomó la primera fotografía del entorno cubano desde el Palacio de los Capitanes Generales, lugar donde residía.

Lidia Dotres fotografiada por Joaquin BlezMás allá de este primer ensayo con el daguerrotipo, dicho medio comenzaría a afianzarse en Cuba a manos del norteamericano George Washington Halsey. Resulta importante destacar que Cuba se convirtió en el primer país en Hispanoamérica en tener un estudio fotográfico al servicio del público. Por supuesto, los inicios de la fotografía en la isla estuvieron a marcados por la labor de aficionados y daguerrotipistas extranjeros. Años más tarde, comenzaría a hablarse de la labor de Esteban de Arteaga, reconocido hoy por ser el primer fotógrafo de procedencia cubana.

De este modo, a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX, la fotografía en Cuba comenzaba a ganar un número creciente de seguidores. Podríamos decir que en esos momentos iniciales se perfilaron dos vertientes que en su devenir irían adquiriendo solidez visual y discursiva. Una fue el fotoperiodismo, el cual comenzaría a desarrollarse a partir de las necesidades de las publicaciones de la época de ilustrar sus textos con este medio de expresión. La otra línea de trabajo fue la fotografía de estudio, la cual se iría perfeccionando hasta ostentar excelentes resultados que se han quedado en la memoria de la fotografía cubana como son los trabajos de Joaquín Blez.

Desde sus inicios, la fotografía en Cuba comenzó a tomarse en serio. Por tal motivo, los creadores comenzaron a nuclearse alrededor de asociaciones como la Asociación de Reporteros de Cuba (1902-1962), el Club Fotográfico de Cuba (1935-1962) y la Asociación Fotográfica de La Habana. De estas, el Club fotográfico de Cuba es considerada la asociación que abarcó la época dorada de la imagen fotográfica, posibilitando dotar a la fotografía cubana de la cualidad de manifestación artística.

A partir de entonces, la fotografía cubana no solo estaría orientada a reflejar el acontecer social o conseguir una buena imagen de un modelo en el estudio, El Club fotográfico de Cubapotenciaría la idea de la fotografía como arte, de la necesidad de captar imágenes que condujeran a la reflexión por su excelencia visual y su agudeza conceptual. Desde estos momentos, la historia de la fotografía cubana comenzaría a engrosarse con nombres de notables artistas que, desde sus inicios, supieron poner bien en alto esta manifestación.